¿Por qué Brownie?

Brownie fue aquella mítica cámara que se encargó de llevar a manos de todos lo que parecía inaccesible: La fotografía. Bajo el slogan “Usted aprieta el botón, nosotros hacemos el resto” cambió todo. La fotografía, el mercado, el consumo, el arte.

¿Por qué regresar al inicio?

Porque lo extrañamos. Extrañamos el glamour. Extrañamos la dedicación por la excelencia, en el resultado final, en las ganas de hacer las cosas de manera impecable.

Muchos años han pasado desde entonces, se popularizó la industria, muchas agencias y casas productoras nacieron, y esto no necesariamente ha sido bueno; los presupuestos de mercadotecnia han sido severamente castigados, con esto los fees de agencia y por consecuencia la producción. Esto lo sabemos, lo entendemos. Pero.

Cobrar mucho o poco NO debe de ser proporcional al entregable final. Al contrario, en un marco tan competitivo esto es un MUST para Brownie.

¿Cómo lo hacemos?

  • Transparencia

    • Minuciosidad desde la cotización hasta la entrega
    • Precios sin trucos (sin favores ni beneficios especiales)
  • Profesionalismo

    • Buena planeación y plan de trabajo
    • Respeto en los tiempos de entrega
  • Calidad

    • Superando cualquier experiencia actual de cliente (Agencia y MKT)
    • Excelencia en el talento. No tenemos fotógrafos de medio pelo.